Feng Shui ¿ciencia o arte?

El Feng Shui aprovecha las fuerzas presentes en la naturaleza para promover la vitalidad, bienestar, armonía así como cambios positivos en la vida de quienes habiten las construcciones armonizadas según esta práctica ancestral. Analiza las formas del paisaje, el entorno, asi como la construcción. Su práctica es un arte que demanda mucha observación y aplicación de la teoría de los cinco elementos, así como los conceptos de balance del yin yang, todos presentes en la metafísica china y el Tao.

En sus inicios, solo los emperadores acudían a los maestros de Feng Shui que se aseguraban de encontrar la mejor ubicación para sus tumbas. La creencia de que la vida de los descendientes será favorecida por la buena disposición de los restos funerarios fue la aplicación con la que empezó el Feng Shui.

Fue mucho después que los maestros de Feng Shui empezaron a aplicar estos principios para disponer de palacios y templos que se beneficien de las mejores energías. El pueblo no llegó a conocer esta práctica sino hasta que fue llevada a occidente y popularizada por autores como Liliam Too.

La adaptación del Feng Shui para nuestro hemisferio resultó en una hipersimplificación de los conceptos, en algunos casos, dejando por completo de ser el Feng Shui que se aplicaba en los palacios de los antiguos emperadores.

Así, cada vez es más dificil encontrar literatura basada en las escuelas clásicas. De este modo, el Feng Shui se popularizó tanto, que algunas personas que han leído varios libros comerciales, empiezan a divulgar versiones cada vez más alejadas de lo tradicional, llamandose a si mismas expertas, desde un desconocimiento profundo de la historia y la base del Feng Shui.

Al ser estas versiones de Feng Shui muy sencillas, incluso le llaman “intuitiva”, se pierde estructura y relación con la esencia plena de las escuelas clásicas. Es un Feng Shui al apuro, apropiado para el ritmo de vida postmoderno que busca prácticas exóticas, ya sea por snobismo o por una espiritualidad de Internet.

El Feng Shui clásico, en cambio, se mantiene fiel a los textos clásicos —de ahí su complejidad y diferencia de otras Escuelas—.

El maestro Joey Yap, principal referente de Feng Shui clásico y Astrología china, declara al respecto:

El verdadero Feng Shui no es y nunca será una idea que está de moda. El Feng Shui es una ciencia metafísica a través de la cual aprendemos a reconocer y a intervenir el Chi o energía cósmica de nuestro ambiente para ayudarnos en los diferentes esfuerzos de nuestra vida.

El Feng Shui por tanto se basa en la filosofía china que entiende la energía como algo sutil, que no es posible medir con instrumentos tangibles, pero que sin embargo, se puede “visualizar” en un mapa de estrellas.

El mapa de estrellas es el resultado de un procedimiento que todo conocedor del Feng Shui clásico aplica, utilizando datos como la fecha de construcción de la vivienda, los grados geográficos del frente y fondo de la vivienda. Así, cada vivienda tiene un mapa de estrellas diferente, hay 201 combinaciones posibles. Si a esto le agregamos los datos de fechas de nacimientos de los ocupantes de la casa, tenemos un diagnóstico que sin duda es único e irrepetible.

El diagnóstico es la armonización, los consejos que el consultor de Feng Shui le provee al cliente: colores, formas y materiales a usar y evitar, así como habitaciones o puertas que deben ser o no utilizadas con frecuencia. Estas sugerencias dependen de la experticia del consultor, su experiencia previa y el seguimiento que lleve con el cliente sobre los resultados esperados.

Un buen Feng Shui depende básicamente de dos factores: un profundo conocimiento de la teoría clásica y destreza a la hora de aplicar las fórmulas.

Maestro: Joey Yap

Se podría decir que generar un mapa de estrellas es una “ciencia”, que recurre a formulas y tablas. La aplicación de las curas es un arte que se desarrolla a lo largo del tiempo, que considera el entorno y la interacción con la energía vital del hombre.

¿El Feng Shui clásico tiene base científica?

Es cierto que la técnica de Feng Shui aún no ha sido probada a través de ningún método científico conocido. Pero, creo que el Feng Shui es una ciencia del futuro porque sus principios básicos tienen que ver con la Física Cuántica y la Relatividad.

Maestro Joseph Yu

Cuál es mi rincón del amor

Esta pregunta es una de las que suelen hacerme el 80% de mis clientes. Algunos se sienten decepcionados cuando les digo no hay un rincón del amor. Algunos, que vienen predispuestos pues han leído en infinidad de sitios y libros del falso Feng Shui, ya me indican que al SurOeste han ubicado las fotos de matrimonio y la pareja de patitos para fortalecer su relación. ¡Nada más alejado de la verdad!

En primer lugar, no hay que generalizar, el Feng Shui Clásico es un análisis profundo de las energías de la vivienda en relación con las energías de quienes las habitan. Es falso que al SurOeste de las casas se haya el rincón del amor.

En un estudio serio de Feng Shui se analizan las fechas de nacimiento y la fecha de construcción de la vivienda para comprobar las combinaciones de energías resultantes. Al apoyar la estrella de la Montaña, las vibraciones de amor se verán atraías naturalmente. Como consecuencia, todo el Feng Shui de la casa respalda al amor.

El amor no se esconde en rincones, el amor se esparce, no se arrincona.

Antes de comenzar

¿Has leído mucho sobre Feng Shui? ¿Pintaste la pared del fondo de tu casa de rojo para mejorar tu fama? ¿Pusiste los 2 patitos en tu «rincón del amor», en la esquina superior derecha de tu dormitorio? ¿Tienes la ranita de tres patas en el «rincón del dinero» en la esquina superior izquierda de tu oficina?

Si contestaste “sí” al menos a 2 de las anteriores preguntas, lamento decirte que te has dejado llevar por el Fast Feng Shui. Honestamente yo también apliqué dichas técnicas, sorprendentemente con buenos resultados. Sin embargo, noté que estos eran consecuencia de la fe de mis clientes.

Cuando inicié mi camino en el Feng Shui Clásico, mis primeras armonizaciones se basaban en la Escuela Bazhai, con efectos asombrosos, incluso en miembros de la familia renuentes a esoterismos y supersticiones. Entonces advertí que la fe no tiene nada que ver con las verdaderas técnicas de este arte. Ávida de información noté la ausencia de material confiable en librerías e Internet. De ahí nació la idea de escribir este blog y difundir el Feng Shui Clásico.