Importancia de la asesoría profesional

En mi experiencia como decoradora de interiores, he visto casos de personas que, copiando diseños de revistas de interiorismo cometen errores como tumbar paredes guía de la construcción, incluso vigas estructurales, volviendo al inmueble una bomba de tiempo.

Cuando empíricamente compramos una “fuente Feng Shui” para relajarnos, y la colocamos en el lugar equivocado, podemos conseguir efectos inesperados. Lo mismo ocurre cuando decoramos eligiendo colores erróneos para el dormitorio de los niños, o ubicamos mal sus camas y escritorios, consiguiendo que tengan pesadillas, malas notas en el colegio, etc.

Muchos muebles y accesorios de decoración lucen muy lindos en los almacenes en el mercado o centros comerciales, y los adquirimos por impulso o por insistencia del vendedor. Lo que no sabemos es que podemos estar llevando a nuestro hogar elementos que van a interferir en la armonía de nuestra familia.

En los múltiples libros que ahora podemos encontrar en las librerías especializadas, podemos encontrar guías intrincadas y oscuras que difícilmente podremos aplicar en la práctica. Incluso existen programas en la televisión que presentan alternativas para decoración al estilo Feng Shui tratados de manera superficial y hasta irresponsable, pues podríamos aplicar en nuestras viviendas consejos que resultarían contraproducentes.

Un estudio serio y profundo de Feng Shui requiere levantamientos de planos para determinar las áreas propicias para las actividades importantes en el diario vivir, como comer, dormir, hacer negocios, trabajar, cocinar, etc. Y estas áreas deben estar ubicadas en las orientaciones particulares de cada persona según su número kua.

De manera empírica podemos cometer lamentables errores, para ello es imprescindible la asesoría especializada, profesional y personalizada.