Estudio anual del Feng Shui

En el momento en que una construcción empieza, y se colocan 4 paredes y un techo, las “energías” presentes en ese momento se pueden comparar con la energía personal de quien vaya a habitar dicha vivienda. En otras palabras, la casa tiene una “energía” dada a partir de fecha de construcción, que es como la fecha de nacimiento de la casa. 🙂

Cada año, dicha energía se renueva. La energía presente en la tierra cambia a partir de año nuevo chino aproximadamente. Es importante por ello hacer un estudio de Feng Shui anual, sobre todo en viviendas construidas en un periodo muy anterior, cuya influencia del momento de construcción sea ya mínima.

El estudio anual revisa las “estrellas visitantes” —es la forma en que se conoce a las energías en Feng Shui— y las contrasta con la energía personal de cada habitante de la casa.

Es por ello que hay años en que nos va “bien” y otros en que todo parece salir mal. Si nos visita una energía que debilite nuestra estrella o elemento guardián, es importante hacer los correctivos, mediante el uso de colores y materiales que respalden dicho elemento guardián.

Por ejemplo, el año 2013 visitará el dormitorio la estrella 5, que es una energía de tierra. Si la persona que duerme en ese lugar es elemento fuego, se verá ahogada. Para corregir esto, se coloca elemento metal que atenúe la energía tierra.

Este ejemplo hipotético es recurrente en los estudios personalizados. El cliente recibe el detalle de cada habitación y los cambios sugeridos de acuerdo a las energías visitantes.

Este estudio es especialmente útil para negocios, donde se recomienda hacer incluso un análisis mensual, para cambios recurrentes en exhibidores o vitrinas, en el caso de comercios.