Las ocho aspiraciones de la vida

La proliferación de literatura rápida sobre Feng Shui ha llenado de mitos el ideario sobre este milenario arte, ignorando casi totalmente el estudio casi matemático que se hace en un análisis personalizado, y en su lugar presenta “soluciones” fáciles y baratas.. pero que no solucionan nada pues no tienen fundamento alguno.

Hay un mito terriblemente extendido, el de las 8 aspiraciones de la vida y es el que indica que hay que dividir la casa en 9 sectores y atribuirle a cada uno de ellos una de estas aspiraciones. Consideran que el norte es la entrada de las viviendas ¡sin haber siquiera mirado una brújula!

A cada sector se le atribuyen simbolos que ubicados en dicha área, la respaldarían. Por ejemplo, en el “rincón del amor” el fast feng shui recomienda colocar fotos de la pareja, o figurilas en pareja, como patitos, o dos velas encendidas que simbolicen el amor. O en el rincón del dinero, o área de finanzas, aconsejan colocar un bowl con arroz y monedas. En el “area del conocimiento” recomiendan colocar libros —como si los libros por si solos mejoran el intelecto de sus dueños—. Así sucesivamente, en cada área se asocia un elemento decorativo. ¡Completamente errado y sin relación alguna con el Feng Shui Clásico!

Estas “soluciones” basadas en la superstición, funcionan de acuerdo a la fe que tenga la persona que mueve unos cuadros de lugar con la esperanza de que ello le recompense con una buena fama, o mejoras en sus finanzas.

Las 8 aspiraciones de la vida según el fast feng shui, está basado en el sello de Saturno, pero considera a las energías como estáticas cuando no lo son, —las energías se mueven constantemente—.

Es imposible que a un sector de la vivienda se le asigne un rol, y que eso quede estático, sin considerar en ningún momento a la persona que habita el inmueble —es decir, se hace un “análisis” sin pedir fecha de nacimiento a la persona.

Se han mezclado muchas tradiciones chinas que nada tienen que ver con la aplicación científica del Feng Shui, que nada tiene que ver con la fe, es decir, funciona y da resultados independientemente de que se crea o no.

Un estudio formal de Feng Shui le ofrece una visión de las combinaciones energéticas que como estrellas, vuelan y se mueven en torno y alrededor de las habitaciones de la vivienda. Estas energías cambian cada año, alrededor del año nuevo Chino. Los desequilibrios entre estas energías y las vibraciones propias que nosotros como seres humanos desprendemos, encuentran balance aplicando las sugerencias que el experto en Feng Shui recomiende. Dichas sugerencias siempre son en torno a los elementos presentes, colores y materiales a evitar.

Entendiendo el Feng Shui

En cada ambiente en que se desenvuelva el hombre existe un estilo que lo rodea. Si bien es cierto, para todo espacio no se ha contratado un decorador, en todo lugar existe “el sello personal” que le imprime quien que habita dicho sitio. Este puede ser de buen gusto, o simplemente funcional, o puede ser un caos de desorden.

La armonía es algo que todos podemos conseguir por medio de la correcta ubicación de los elementos que conforman el lugar. El Feng Shui trata sobre alcanzar la plenitud de vida a través de beneficiarse con las energías de nuestro entorno.

Sin embargo, la falta de una línea clara y definida sobre esta ciencia y sus alcances ha dado lugar a que mucha gente se encuentre confundida, por lo “complejo” de sus principios y las numerosas Escuelas que lo practican. Esto es el resultado de la forma de ver la ciencia por parte de una cultura ajena: lo que no entiende lo considera como magia. Por este motivo las prácticas y técnicas del Feng Shui están perdidas entre la superstición y tradiciones chinas.

Últimamente, una versión de Feng Shui simplificada apareció en Occidente. Esto podría ser el resultado directo de una falta de conocimientos de Feng Shui Clásico, además de falta de difusión al alcance de los seguidores del Feng Shui en Occidente. “Feng Shui” es un término que lamentablemente ha sido casi reducido a una “moda”. Para ello, casas editoriales lanzan publicaciones con cantidad de libros que son refritos simplificados de una versión anterior, conociendo esta tendencia como “Fast Feng Shui”,Se basa en la idea de que por la entrada de la casa ingresan energías y tras sobreponer al plano de la casa las “8 aspiraciones de la vida” se consigue lo que se desea. Estas aspiraciones son amor, finanzas, fama, hijos, familia, conocimiento, benefactores, profesión. De esta forma se obtienen áreas que se armonizan para obtener cambios en la vida. El Fast Feng Shui tiene la grave falencia de que, para obtener resultados, se necesita fe, lo cual no es así con el Feng Shui Tradicional o Clásico, pues al contrario del Fast Feng Shui, trata de las energías en nuestro entorno y es particular para cada individuo, y funciona tenga fe o no la persona.

El Feng Shui Clásico es una ciencia metafísica que puede explicarse casi completamente a través de la lógica y sólidos principios. El Feng Shui es conocimiento y su práctica una técnica, que puede ser aprendida por cualquier persona. Las raíces de esta ciencia se adentran en el I Ching (Libro de los Cambios) que es el equivalente a la Biblia para la cultura China.

Todo lo que nos rodea ejerce influencia sobre nosotros: la gravedad de la tierra, los campos electromagnéticos, influencias direccionales, incluso las constelaciones que nos rodean,. Los humanos hemos convivido por centurias con los ritmos naturales y el Feng Shui se basa en ello, los ciclos de los elementos de la naturaleza. Sin embargo las viviendas actuales han dejado de lado estos principios creando así inarmonía con desastrosas consecuencias para sus ocupantes. El Feng Shui no es solamente el arte de ubicar muebles, es mucho más que eso. El Feng Shui puede ser también aplicado para crear o mejorar oportunidades en la vida, mejorar la salud y en general, mejorar la calidad de vida. El Feng Shui nos permite comprender las energías de nuestro entorno y a la vez, conectarnos con nuestro natural ciclo beneficioso, permitiéndonos de esa manera, estar en armonía con nuestro medio ambiente y permitir que fluyan eventos benéficos para nosotros, aprovechar las oportunidades tan pronto aparecen.

Los estudios de Feng Shui se hacen tomando en consideración muchos aspectos del entorno y de los residentes. Se necesitan considerar 4 aspectos para un análisis de Feng Shui: tiempo, entorno, edificio y residente. Desde el momento en que una persona se muda a una propiedad, comienza una relación entre sus energías y las energías naturales de ese entorno.

Un buen Feng Shui, depende de dos factores importantes: un completo conocimiento y comprensión de las teorías clásicas así como habilidad en la aplicación de las formulas.

Según la rama del Feng Shui Clásico de las Formas, la apariencia y características del terreno, casa, edificio, etc., pueden tener influencia en su vida. Tiene relación con todas las formas en el terreno, sean estas naturales o hechas por el hombre como calles (dirección, localización y diseño), edificios (distancia, dirección, forma y diseño), accidentes geográficos circundantes (montañas, colinas, ríos, corrientes de agua) así como estructuras y contornos del terreno.

En tanto que la otra rama del Feng Shui Clásico, (Xuan Kong) enfoca los aspectos de tiempo y su influencia. Se fundamenta en el hecho de que la suerte de una propiedad cambia con el tiempo. Este dinámico enfoque del Feng shui explica que el medio ambiente de una persona transcurre en ciclos, las energías de “suerte” expiran a menos que sean renovadas. Este sistema sirve incluso para predecir eventos y sus consecuencias en la vida de los residentes a través de fórmulas matemáticas lógicamente deducibles dadas según el perfil de la persona por su fecha de nacimiento, la orientación geográfica de la casa y la fecha de construcción de la misma.

Algunos genuinos analistas de Feng Shui Clásico practican solamente la escuela de las formas, otros incluyen el tiempo en sus estudios, hay incluso quienes practican los dos sistemas conjuntamente. Un verdadero experto en Feng Shui Clásico puede relacionar ciertos eventos ocurridos, los que están sucediendo e inclusive los que podrían suceder, con el estudio de la distribución de la casa.

El Feng Shui es realmente una ciencia y un arte. No son necesarios ni rituales ni actitudes místicas, habilidades intuitivas o síquicas. El Feng Shui no está reñido con ninguna doctrina religiosa, no es mágico El Feng Shui no es brujería, tampoco es la solución a todos los problemas de la vida cotidiana. No garantiza que el dinero caerá del cielo, ni que la media naranja correrá a nuestros brazos. Los resultados que podemos esperar dependen también en buena medida a nuestra forma de vivir.

Qué NO ES Feng Shui

El Feng Shui no es la solución mágica para conseguir trabajo o dinero fácil, encontrar pareja o resolver conflictos en el matrimonio.

El Feng Shui tampoco sirve para ganar la lotería ni juegos de azar.

La práctica de Feng Shui no necesita rituales ni conocimientos síquicos especiales.

El Feng Shui es una TECNICA que analiza las energías de manera casi matemática, la relacion entre la energía del inmueble con la energia de sus habitantes.

El Feng Shui no requiere de elementos de decoración chinos.

El Feng Shui no requiere de rituales especiales, ni conjuros extraños. El conocer la energía para usarla a nuestro favor nos puede ayudar a evitar conflictos. Un buen asesor de Feng Shui es capaz de detectar estos conflictos antes de que se presenten, y puede dar las recomendaciones necesarias para evitarlos.

El Feng Shui suele confundirse con un estilo decorativo. Este mito está bastante extendido y lleva a las personas a adquirir fuentes, jardines o bonsais, biombos y todo tipo de accesorios orientales, pensando que con insertar esos elementos en su decoración se corrige el Feng Shui.

El Feng Shui no está reñido con ninguna religión o doctrina filosófica. Tampoco es cuestión de fe. Se crea o no se crea, cuando un ambiente se armoniza, se siente.

El creer que dividiendo un ambiente en 9 sectores en los cuales se ponen ciertos elementos para conseguir efectos milagrosos, es el mito más difundido y lastimosamente, el que más seguidores ha acarreado.

El Feng Shui se ocupa, precisamente, de nuestra relación con el espacio, de los factores sutiles que con frecuencia no alcanzamos a definir exactamente pero que “sentimos” que nos están afectando, positiva o negativamente.

Una casa con buen augurio

Para que una casa tenga buen Feng Shui hay que tener en cuenta algunas características generales:

Puertas y entradas:

La entrada no debe ser demasiado estrecha para evitar que la puerta abra a un espacio demasiado abarrotado o a unos sanitarios, una ventana, una columna o un rincón. Al entrar en casa, la puerta principal nunca debe dar directamente a una escalera. Lo mismo da que el tramo sea ascendente o descendente, es una disposición de mal augurio, y cuanto más largo es el tramo, más perjudica a la puerta

El comedor:

Esta estancia debe estar situada en el centro de la vivienda, ya que es el corazón de la casa y el santuario de la unidad familiar. Debe tener forma regular y si tiene salientes se deben disimular con plantas de interior o muebles, como por ejemplo arcones. Los colores de esta estancia deben ser alegres y es importante que cuente con un equipo de música. La distribución de los asientos con una mesita cuadrada o rectangular en el centro simboliza los elementos tierra y madera, de excelente augurio. Hay que evitar asientos en forma de u o l ya que comunican la impresión de que les falta un lado.
Si la casa tiene habitaciones a distintos niveles, el comedor debe estar más alto que cualquier sala y los dormitorios en un nivel más alto que el resto de las habitaciones.
También en el caso que haya varias plantas, la puerta principal, la mesa del comedor y las mesas de trabajo no deben estar en la vertical de ningún sanitario. Hay que evitar los pasillos rectilíneos y excesivamente largos que promueven la discordia y malentendidos entre los habitantes de la casa. Tampoco es bueno que las puertas estén directamente enfrentadas con las ventanas.

Los cuartos de baño

Para el Feng Shui es fundamental que el ambiente de nuestra casa sea limpio y puro. Por ello, la casa debe estar siempre en perfecto estado, sin desconchones de pintura o instalaciones eléctricas y de fontanerías que funcionen mal.
El Feng Shui considera que una fuente de mal aliento son lo sanitarios, y ello puede acarrear muchos accidentes e infortunios. En la antigua China, prácticamente ninguna casa los tenía, siguiendo la creencia tradicional de que los lugares en donde uno duerme, come y trabaja deben estar lo más lejos posible de los sanitarios.
Su ubicación.- Para contrarrestar su mala influencia, se recomienda que los cuartos de baño sean pequeños y estén siempre con la puerta cerrada. Además, estas puertas nunca deben mirar directamente a otra puerta, a un rellano de escalera, a la cama ni a la mesa de comer. También es importante comprobar que los desagües no estén atascados. Las aguas deben circular libremente, pues el agua estancada no solamente es una fuente de gérmenes, sino que además perjudica la energía que envuelve la casa. Es bueno comprobar el correcto funcionamiento de los desagües y cañerías por lo menos una vez al mes.

Los adornos

Ondas antes que ángulos.- Hay que evitar los motivos ornamentales que sugieran hostilidad o peligro, al igual que aquellos que presentan ángulos agudos, puntas de flecha o figuras amenazantes. Es preferible elegir curvas suaves, motivos redondeados, ondas y motivos florales. En general, el Feng Shui prefiere la estética modernista al art decó. Algunos de los motivos recomendados para nuestra casa, y su correcta ubicación, son los siguientes:
-Los candelabros: crean vibraciones excelentes para la casa. Sugieren dinero y éxito para todos los miembros de la familia.
-Cuadros: si los colgamos en nuestra casa, los de paisajes con montañas y ríos son estupendos desde el punto de vista del Feng Shui. El paisaje de montaña debe quedar a nuestra espalda y las vistas de agua enfrente. Debemos evitar, sin embargo, las representaciones de fieras agresivas y los cuadros abstractos, sobre todo los de la escuela cubista porque contienen muchos ángulos agudos.
-Espejos: cuando los colguemos hay que tener mucho cuidado con lo que reflejan, especialmente los ángulos rectos o algún objeto que tenga forma de punta de lanza. Si colocamos uno en el recibidor hay que asegurarse que no refleje la puerta principal: la buena fortuna que haya entrado en esa casa la abandonará al instante. Además, la puerta reflejada traerá problemas para el cabeza de familia, especialmente de salud.
-Las plantas: son estimulantes magníficos que traen muy buen Feng Shui. Son preferibles las plantas vivas aunque también se pueden colocar plantas artificiales. ambas deben cambiarse cuando su aspecto sea marchito (en el caso de las plantas artificiales cuando tengan aspecto deslucido o sucio) y nunca se colocarán flores secas.

El dormitorio

El lugar de la cama.- El dormitorio debe ser lugar de descanso y relajación. Es muy importante el sitio donde se coloque la cama porque hay ubicaciones que son muy negativas. El Feng Shui aconseja no colocar nunca la cama de cara a una puerta, debajo de una ventana o debajo de un depósito de agua.
Las vigas a la vista son un elemento de mal augurio en cualquier punto de la casa, pues sugieren que llevamos un gran peso sobre los hombros. Si hay una viga vista en el dormitorio por lo menos no debemos colocar la cama debajo de ella.
Tampoco es conveniente colocar plantas o flores, especialmente vivas, porque poseen una energía muy intensa. La única situación en que es de buen augurio introducir flores en un dormitorio es en el caso que haya un enfermo; incluso así, es mejor que las flores no pasen muchos días en el cuarto.
En el dormitorio tampoco se debe colocar un espejo grande mirando hacia la cama, o en el techo sobre ésta: favorecen infidelidades y la intromisión de terceros en la vida familiar; el televisor en la habitación de matrimonio es causa frecuente de separación de la pareja; tampoco es conveniente dormir en una cama doble con dos colchones de cama individual: esa separación simbólica podría convertirse en real.

La cocina

Ubicación.- Estará lo más cerca posible de la parte de atrás de la vivienda.
Armonía y equilibrio.- En la cocina se combinan dos elementos, el agua y el fuego, que hay que saber armonizar y equilibrar para que tengan efectos muy positivos. Ni el horno ni los fuegos de la cocina deben estar enfrentados con el frigorífico ni con el fregadero. Los fuegos de la cocina no deben estar debajo de una ventana ni en un rincón, porque ambas cosas significan vulnerabilidad ante energías negativas
Tener un buen Feng Shui en la cocina significa tener el frigorífico bien surtido de alimentos a cualquier hora, todos los días de la semana. El frigorífico sustituye a la urna llena de arroz que tradicionalmente colocaban los chinos en la cocina para asegurarse que nunca les faltaría qué comer.
También son buen Feng Shui las mesas para el desayuno instaladas en la cocina, que constituyen un punto focal de interés. Además pueden servir para hacer una separación entre la lavadora, el frigorífico y el fregadero, —a un lado de la cocina— y el horno y los fuegos situados al otro lado. Así se disminuye el antagonismo agua-fuego.
Las ristras de cebollas o ajos colgadas en la cocina no son de especial buen augurio, en contra de lo que mucha gente parece creer, como tampoco lo es tener colgados los cazos y las sartenes.

Uso del agua en el Feng Shui

La presencia de agua es una solución muy importante en Feng Shui, por la energía Chi que provoca. Siempre se trata de que el “chi” o el Aliento del Dragón pueda fluir libremente, para equilibrar el yin y el yang del ambiente.

El agua atrae “chi” y se traduce en ” abundancia, de todo tipo: financiera, amistades, salud, esto solo ocurre si el agua fluye libremente, no si se desperdicia, por eso se dice que una gotera o una pérdida de agua supone perdidas financieras.

La presencia de agua es una solución muy importante en Feng Shui, por la energía Chi que provoca. Siempre se trata de que el “chi” o el Aliento del Dragón pueda fluir libremente, para equilibrar el yin y el yang del ambiente.

El agua atrae “chi” y se traduce en abundancia, de todo tipo: financiera, amistades, salud. Esto solo ocurre si el agua fluye libremente, no si se desperdicia, por eso se dice que una gotera o una pérdida de agua supone perdidas financieras.

El agua es un conductor de gran energía, por lo tanto es de gran ayuda para mantener y acrecentar un flujo activo de la energía “chi”.

En la teoría creativa de cinco elementos de Feng Shui, es importante obtener un equilibrio de todos los elementos creativos, el elemento agua se puede ver representado por: fuentes, peceras, imágenes marítimas.

La colocación de objetos con agua depende de muchos factores pero la intención es hacer que active el “chi” en un área que se vera beneficiada del elemento agua, puede ser tanto en el interior como exterior de la casa. El agua siempre debe estar limpia y fresca.

Si utilizas un acuario o pecera, coloca caracoles y piedras verdaderas dentro de ella, no decoraciones falsas. Si colocas un elemento de agua cerca de una ventana de manera que le de el sol, este dará más energía al agua.

No importa que tipo de decoración utilice: peceras, fuentes, etc., solo asegúrese que se mantenga limpia y no contaminada para que la energía no se convierta en negativa. Lo ideal es colocar la decoración de agua en el este o sudeste de la casa, para fomentar la confianza, comunicación, creatividad y nuevos proyectos.

El agua es un conductor de gran energía, por lo tanto es de gran ayuda para mantener y acrecentar un flujo activo de la energía “chi”.

En la teoría creativa de cinco elementos de Feng Shui, es importante obtener un equilibrio de todos los elementos creativos, el elemento agua se puede ver representado por: fuentes, peceras, imágenes marítimas.

La colocación de objetos con agua depende de muchos factores pero la intención es hacer que active el “chi” en un área que se vera beneficiada del elemento agua, puede ser tanto en el interior como exterior de la casa.

El agua siempre debe estar limpia y fresca. Si utiliza un acuario o pecera, coloque caracoles y piedras verdaderas dentro de ella, no decoraciones falsas. Si coloca un elemento de agua cerca de una ventana de manera que le de el sol, este dará más energía al agua.

No importa que tipo de decoración utilice: peceras, fuentes, etc., solo asegúrese que se mantenga limpia y no contaminada para que la energía no se convierta en negativa. Lo ideal es colocar la decoración de agua en el este o sudeste de la casa, para fomentar la confianza, comunicación, creatividad y nuevos proyectos.

Qué es el Feng Shui

El Feng Shui es un complejo sistema que analiza las construcciones y los efectos que ellas tienen sobre las personas.

Este sitio fue creado para conocer cómo aplicar el Feng Shui paso a paso y con seguridad y así podrás aclarar muchas dudas y controversias que se encuentran a lo largo de su estudio.

El auténtico Feng Shui es mucho más que decoración de interiores o colocación de objetos en lugares predeterminados. Es un arte y una ciencia que implica un análisis y una solución para cada situación.


Leer más artículos sobre Feng Shui

Para agendar una consulta particular, llena el siguiente formulario.

Math Captcha2 + 6 =

 

Importancia de la asesoría profesional

En mi experiencia como decoradora de interiores, he visto casos de personas que, copiando diseños de revistas de interiorismo cometen errores como tumbar paredes guía de la construcción, incluso vigas estructurales, volviendo al inmueble una bomba de tiempo.

Cuando empíricamente compramos una “fuente Feng Shui” para relajarnos, y la colocamos en el lugar equivocado, podemos conseguir efectos inesperados. Lo mismo ocurre cuando decoramos eligiendo colores erróneos para el dormitorio de los niños, o ubicamos mal sus camas y escritorios, consiguiendo que tengan pesadillas, malas notas en el colegio, etc.

Muchos muebles y accesorios de decoración lucen muy lindos en los almacenes en el mercado o centros comerciales, y los adquirimos por impulso o por insistencia del vendedor. Lo que no sabemos es que podemos estar llevando a nuestro hogar elementos que van a interferir en la armonía de nuestra familia.

En los múltiples libros que ahora podemos encontrar en las librerías especializadas, podemos encontrar guías intrincadas y oscuras que difícilmente podremos aplicar en la práctica. Incluso existen programas en la televisión que presentan alternativas para decoración al estilo Feng Shui tratados de manera superficial y hasta irresponsable, pues podríamos aplicar en nuestras viviendas consejos que resultarían contraproducentes.

Un estudio serio y profundo de Feng Shui requiere levantamientos de planos para determinar las áreas propicias para las actividades importantes en el diario vivir, como comer, dormir, hacer negocios, trabajar, cocinar, etc. Y estas áreas deben estar ubicadas en las orientaciones particulares de cada persona según su número kua.

De manera empírica podemos cometer lamentables errores, para ello es imprescindible la asesoría especializada, profesional y personalizada.

Fantasmas y poltergeist en casa

Muchas personas afirman haber presenciado hechos inexplicables en sus casas, negocios o lugares de trabajo. Ruidos extraños, presencias, puertas que se abren por si solas, y objetos que cambian de lugar sin explicación. Podemos clasificar estas manifestaciones de acuerdo a como las percibimos:
– Fenómenos acústicos: todo tipo de sonidos sin causa aparente.
– Fenómenos visuales, manifestaciones de carácter lumínico, etéreo, sombras, etc.
– Fenómenos táctiles: todo tipo de peso o presión sobre el cuerpo, cambios de temperatura.
– Fenómenos olfativos: olores sin causa definida.
– Fenómenos dinámicos, desplazamientos de objetos sin mediar una causa física aparente.
– Fenómenos varios: no catalogables en las categorías anteriores.

Se ha intentado comprobar científicamente la veracidad de dichos testimonios. La Parapsicología conoce a este fenómeno como Poltergeist el cual es una manifestación de “Telekinesis”, la cual se origina a nivel subconsciente por algún habitante de la casa. En otras palabras, la manifestación de la energía que tiene el ser humano es capaz de exteriorizarse y quedar impregnada en los objetos que este toca o simplemente lo rodean. Según los parapsicólogos se debe a que esta persona desea que se le preste atención, o porque pasa por alguna crisis emocional. Sin embargo, ¿es posible que una persona con el poder de su mente llegue a provocar aquellas cosas?.

La explicación más común a estos fenómenos es la creencia de que se trata de personas que pasaron al otro plano (muerte) y por algún motivo no pueden descansar en paz y tratan de alguna manera de llamar la atención de quienes aún estamos en este plano físico.

En las visitas que he hecho a muchas casas y locales en Guayaquil, muchas personas, con cierta verguenza, han admitido que la verdadera razón por la que buscan mi ayuda es porque creen haber visto un fantasma. Lo cierto es que no hay porqué avergonzarse por decir que ha sido testigo de algún fenómeno paranormal. Es la sociedad la que nos induce a creer que esto es solo producto de la imaginación, o cosa de locos. Mucha gente no cree en fantasmas porque sencillamente no ha investigado. Si indagamos un poco en la historia  encontramos testimonios tan incuestionables como los del Papa Juan XXIII, que nombró al hermano Jean Goby, un prior benedictino, para que investigara el caso del “fantasma de Alais”, en 1323.

La tarea de conseguir evidencia de la presencia de un ser fantasmal en casa requiere de muchísima paciencia, ya que los fantasmas no van a aparecer cuando nosotros queremos. Es importante el uso de alguna cámara de fotos, filmadora y/o una grabadora, pues son muchas veces estos elementos los que pueden captar imágenes ectoplasmáticas que no estimulan al ojo humano, pero una cámara bien las puede capturar. Esta evidencia puede servir para evitar subjetividades y sugestiones.

“Ya documenté mi fantasma, ¿Qué hago?”

Ante todo, descartar que el ente no sea un “ser oscuro” que ha decidido mudarse a tu casa. Me refiero a espíritus caídos o elementales que existen “entreplanos”. Un parapsicologo experimentado puede notar la diferencia.

Luego de ello, investigar a qué se puede deber la presencia de dicho ente:
– un familiar que falleció en casa, tras una larga enfermedad, trágicamente, o que dejó asuntos pendientes.
– un evento desconocido que sucedió con los anteriores inquilinos o dueños de casa (suicidios, asesinatos, abortos)
– haber “abierto portales” con el uso de juegos como la Ouija.
– restos humanos usados como amuletos, o enterrados en su casa sin que lo sepas.

Para llevar a cabo esta investigación y solucionar el problema, recomiendo consultar con un experto en fenómenos paranormales. Es importante cuidar a quien entramos a casa a hacer estas investigaciones. Existen muchos charlatanes que pueden estafarte. Trata de conseguir alguien recomendado, investiga bien sus anteriores trabajos, llama a las referencias que consigas. Cuida tu dinero, no lo entregues a cualquiera que funga de experto.

Antes de comenzar

¿Has leído mucho sobre Feng Shui? ¿Pintaste la pared del fondo de tu casa de rojo para mejorar tu fama? ¿Pusiste los 2 patitos en tu «rincón del amor», en la esquina superior derecha de tu dormitorio? ¿Tienes la ranita de tres patas en el «rincón del dinero» en la esquina superior izquierda de tu oficina?

Si contestaste “sí” al menos a 2 de las anteriores preguntas, lamento decirte que te has dejado llevar por el Fast Feng Shui. Honestamente yo también apliqué dichas técnicas, sorprendentemente con buenos resultados. Sin embargo, noté que estos eran consecuencia de la fe de mis clientes.

Cuando inicié mi camino en el Feng Shui Clásico, mis primeras armonizaciones se basaban en la Escuela Bazhai, con efectos asombrosos, incluso en miembros de la familia renuentes a esoterismos y supersticiones. Entonces advertí que la fe no tiene nada que ver con las verdaderas técnicas de este arte. Ávida de información noté la ausencia de material confiable en librerías e Internet. De ahí nació la idea de escribir este blog y difundir el Feng Shui Clásico.