Las ocho aspiraciones de la vida

La proliferación de literatura rápida sobre Feng Shui ha llenado de mitos el ideario sobre este milenario arte, ignorando casi totalmente el estudio casi matemático que se hace en un análisis personalizado, y en su lugar presenta “soluciones” fáciles y baratas.. pero que no solucionan nada pues no tienen fundamento alguno.

Hay un mito terriblemente extendido, el de las 8 aspiraciones de la vida y es el que indica que hay que dividir la casa en 9 sectores y atribuirle a cada uno de ellos una de estas aspiraciones. Consideran que el norte es la entrada de las viviendas ¡sin haber siquiera mirado una brújula!

A cada sector se le atribuyen simbolos que ubicados en dicha área, la respaldarían. Por ejemplo, en el “rincón del amor” el fast feng shui recomienda colocar fotos de la pareja, o figurilas en pareja, como patitos, o dos velas encendidas que simbolicen el amor. O en el rincón del dinero, o área de finanzas, aconsejan colocar un bowl con arroz y monedas. En el “area del conocimiento” recomiendan colocar libros —como si los libros por si solos mejoran el intelecto de sus dueños—. Así sucesivamente, en cada área se asocia un elemento decorativo. ¡Completamente errado y sin relación alguna con el Feng Shui Clásico!

Estas “soluciones” basadas en la superstición, funcionan de acuerdo a la fe que tenga la persona que mueve unos cuadros de lugar con la esperanza de que ello le recompense con una buena fama, o mejoras en sus finanzas.

Las 8 aspiraciones de la vida según el fast feng shui, está basado en el sello de Saturno, pero considera a las energías como estáticas cuando no lo son, —las energías se mueven constantemente—.

Es imposible que a un sector de la vivienda se le asigne un rol, y que eso quede estático, sin considerar en ningún momento a la persona que habita el inmueble —es decir, se hace un “análisis” sin pedir fecha de nacimiento a la persona.

Se han mezclado muchas tradiciones chinas que nada tienen que ver con la aplicación científica del Feng Shui, que nada tiene que ver con la fe, es decir, funciona y da resultados independientemente de que se crea o no.

Un estudio formal de Feng Shui le ofrece una visión de las combinaciones energéticas que como estrellas, vuelan y se mueven en torno y alrededor de las habitaciones de la vivienda. Estas energías cambian cada año, alrededor del año nuevo Chino. Los desequilibrios entre estas energías y las vibraciones propias que nosotros como seres humanos desprendemos, encuentran balance aplicando las sugerencias que el experto en Feng Shui recomiende. Dichas sugerencias siempre son en torno a los elementos presentes, colores y materiales a evitar.