Qué NO ES Feng Shui

El Feng Shui no es la solución mágica para conseguir trabajo o dinero fácil, encontrar pareja o resolver conflictos en el matrimonio.

El Feng Shui tampoco sirve para ganar la lotería ni juegos de azar.

La práctica de Feng Shui no necesita rituales ni conocimientos síquicos especiales.

El Feng Shui es una TECNICA que analiza las energías de manera casi matemática, la relacion entre la energía del inmueble con la energia de sus habitantes.

El Feng Shui no requiere de elementos de decoración chinos.

El Feng Shui no requiere de rituales especiales, ni conjuros extraños. El conocer la energía para usarla a nuestro favor nos puede ayudar a evitar conflictos. Un buen asesor de Feng Shui es capaz de detectar estos conflictos antes de que se presenten, y puede dar las recomendaciones necesarias para evitarlos.

El Feng Shui suele confundirse con un estilo decorativo. Este mito está bastante extendido y lleva a las personas a adquirir fuentes, jardines o bonsais, biombos y todo tipo de accesorios orientales, pensando que con insertar esos elementos en su decoración se corrige el Feng Shui.

El Feng Shui no está reñido con ninguna religión o doctrina filosófica. Tampoco es cuestión de fe. Se crea o no se crea, cuando un ambiente se armoniza, se siente.

El creer que dividiendo un ambiente en 9 sectores en los cuales se ponen ciertos elementos para conseguir efectos milagrosos, es el mito más difundido y lastimosamente, el que más seguidores ha acarreado.

El Feng Shui se ocupa, precisamente, de nuestra relación con el espacio, de los factores sutiles que con frecuencia no alcanzamos a definir exactamente pero que “sentimos” que nos están afectando, positiva o negativamente.

Una casa con buen augurio

Para que una casa tenga buen Feng Shui hay que tener en cuenta algunas características generales:

Puertas y entradas:

La entrada no debe ser demasiado estrecha para evitar que la puerta abra a un espacio demasiado abarrotado o a unos sanitarios, una ventana, una columna o un rincón. Al entrar en casa, la puerta principal nunca debe dar directamente a una escalera. Lo mismo da que el tramo sea ascendente o descendente, es una disposición de mal augurio, y cuanto más largo es el tramo, más perjudica a la puerta

El comedor:

Esta estancia debe estar situada en el centro de la vivienda, ya que es el corazón de la casa y el santuario de la unidad familiar. Debe tener forma regular y si tiene salientes se deben disimular con plantas de interior o muebles, como por ejemplo arcones. Los colores de esta estancia deben ser alegres y es importante que cuente con un equipo de música. La distribución de los asientos con una mesita cuadrada o rectangular en el centro simboliza los elementos tierra y madera, de excelente augurio. Hay que evitar asientos en forma de u o l ya que comunican la impresión de que les falta un lado.
Si la casa tiene habitaciones a distintos niveles, el comedor debe estar más alto que cualquier sala y los dormitorios en un nivel más alto que el resto de las habitaciones.
También en el caso que haya varias plantas, la puerta principal, la mesa del comedor y las mesas de trabajo no deben estar en la vertical de ningún sanitario. Hay que evitar los pasillos rectilíneos y excesivamente largos que promueven la discordia y malentendidos entre los habitantes de la casa. Tampoco es bueno que las puertas estén directamente enfrentadas con las ventanas.

Los cuartos de baño

Para el Feng Shui es fundamental que el ambiente de nuestra casa sea limpio y puro. Por ello, la casa debe estar siempre en perfecto estado, sin desconchones de pintura o instalaciones eléctricas y de fontanerías que funcionen mal.
El Feng Shui considera que una fuente de mal aliento son lo sanitarios, y ello puede acarrear muchos accidentes e infortunios. En la antigua China, prácticamente ninguna casa los tenía, siguiendo la creencia tradicional de que los lugares en donde uno duerme, come y trabaja deben estar lo más lejos posible de los sanitarios.
Su ubicación.- Para contrarrestar su mala influencia, se recomienda que los cuartos de baño sean pequeños y estén siempre con la puerta cerrada. Además, estas puertas nunca deben mirar directamente a otra puerta, a un rellano de escalera, a la cama ni a la mesa de comer. También es importante comprobar que los desagües no estén atascados. Las aguas deben circular libremente, pues el agua estancada no solamente es una fuente de gérmenes, sino que además perjudica la energía que envuelve la casa. Es bueno comprobar el correcto funcionamiento de los desagües y cañerías por lo menos una vez al mes.

Los adornos

Ondas antes que ángulos.- Hay que evitar los motivos ornamentales que sugieran hostilidad o peligro, al igual que aquellos que presentan ángulos agudos, puntas de flecha o figuras amenazantes. Es preferible elegir curvas suaves, motivos redondeados, ondas y motivos florales. En general, el Feng Shui prefiere la estética modernista al art decó. Algunos de los motivos recomendados para nuestra casa, y su correcta ubicación, son los siguientes:
-Los candelabros: crean vibraciones excelentes para la casa. Sugieren dinero y éxito para todos los miembros de la familia.
-Cuadros: si los colgamos en nuestra casa, los de paisajes con montañas y ríos son estupendos desde el punto de vista del Feng Shui. El paisaje de montaña debe quedar a nuestra espalda y las vistas de agua enfrente. Debemos evitar, sin embargo, las representaciones de fieras agresivas y los cuadros abstractos, sobre todo los de la escuela cubista porque contienen muchos ángulos agudos.
-Espejos: cuando los colguemos hay que tener mucho cuidado con lo que reflejan, especialmente los ángulos rectos o algún objeto que tenga forma de punta de lanza. Si colocamos uno en el recibidor hay que asegurarse que no refleje la puerta principal: la buena fortuna que haya entrado en esa casa la abandonará al instante. Además, la puerta reflejada traerá problemas para el cabeza de familia, especialmente de salud.
-Las plantas: son estimulantes magníficos que traen muy buen Feng Shui. Son preferibles las plantas vivas aunque también se pueden colocar plantas artificiales. ambas deben cambiarse cuando su aspecto sea marchito (en el caso de las plantas artificiales cuando tengan aspecto deslucido o sucio) y nunca se colocarán flores secas.

El dormitorio

El lugar de la cama.- El dormitorio debe ser lugar de descanso y relajación. Es muy importante el sitio donde se coloque la cama porque hay ubicaciones que son muy negativas. El Feng Shui aconseja no colocar nunca la cama de cara a una puerta, debajo de una ventana o debajo de un depósito de agua.
Las vigas a la vista son un elemento de mal augurio en cualquier punto de la casa, pues sugieren que llevamos un gran peso sobre los hombros. Si hay una viga vista en el dormitorio por lo menos no debemos colocar la cama debajo de ella.
Tampoco es conveniente colocar plantas o flores, especialmente vivas, porque poseen una energía muy intensa. La única situación en que es de buen augurio introducir flores en un dormitorio es en el caso que haya un enfermo; incluso así, es mejor que las flores no pasen muchos días en el cuarto.
En el dormitorio tampoco se debe colocar un espejo grande mirando hacia la cama, o en el techo sobre ésta: favorecen infidelidades y la intromisión de terceros en la vida familiar; el televisor en la habitación de matrimonio es causa frecuente de separación de la pareja; tampoco es conveniente dormir en una cama doble con dos colchones de cama individual: esa separación simbólica podría convertirse en real.

La cocina

Ubicación.- Estará lo más cerca posible de la parte de atrás de la vivienda.
Armonía y equilibrio.- En la cocina se combinan dos elementos, el agua y el fuego, que hay que saber armonizar y equilibrar para que tengan efectos muy positivos. Ni el horno ni los fuegos de la cocina deben estar enfrentados con el frigorífico ni con el fregadero. Los fuegos de la cocina no deben estar debajo de una ventana ni en un rincón, porque ambas cosas significan vulnerabilidad ante energías negativas
Tener un buen Feng Shui en la cocina significa tener el frigorífico bien surtido de alimentos a cualquier hora, todos los días de la semana. El frigorífico sustituye a la urna llena de arroz que tradicionalmente colocaban los chinos en la cocina para asegurarse que nunca les faltaría qué comer.
También son buen Feng Shui las mesas para el desayuno instaladas en la cocina, que constituyen un punto focal de interés. Además pueden servir para hacer una separación entre la lavadora, el frigorífico y el fregadero, —a un lado de la cocina— y el horno y los fuegos situados al otro lado. Así se disminuye el antagonismo agua-fuego.
Las ristras de cebollas o ajos colgadas en la cocina no son de especial buen augurio, en contra de lo que mucha gente parece creer, como tampoco lo es tener colgados los cazos y las sartenes.